The Walking Dead no ha quedado a salvo de las malas audiencias a pesar de haber dado un inesperado giro

Aunque la octava temporada de The Walking Dead está llena de acción y guerras entre comunidades, no ha conseguido hasta el momento volver locos a los fans como en los viejos tiempos. En la temporada anterior la serie fue sumamente criticada por carecer de ritmo y por la dispersión extrema de sus personajes y al parecer esta temporada no ha logrado quitarse ese estigma y sigue estando de capa caída.

A pesar de que los nuevos episodios están abordando una de las tramas más famosas de la serie de cómics, han registrado los peores datos de audiencia en su trayectoria.

Además, el escenario no ha cambiado desde la primera mitad de la octava temporada a pesar de que se ha dado un giro al guion con la sentencia de muerte de Carl Grimes.

 How It’s Gotta Be es el final de midseason que peores datos de audiencia ha anotado desde que la segunda temporada se despidiese temporalmente en 2011 y eso que se trata de la temporada de la granja, misma que fue la peor valorada en la historia de la serie. Los datos del episodio son 7,9 millones de espectadores y 3,4 puntos en demográficos y a pesar de que para otras series esa cifra está muy bien, para The Walking Dead supone un notable descenso. 


Comentarios (0)


Necesitas conectarte para comentar.